París es una de las ciudades más turísticas del mundo. La Ciudad de las Luces atrae a la gente por sus monumentos arquitectónicos, museos, jardines, pero también por su estilo de vida. Si desea viajar a París, necesita un poco de preparación para garantizar una estancia inolvidable.

Preparar el papeleo

El primer documento a preparar es el pasaporte. Debe solicitarlo o renovarlo con la autoridad competente de su país 6 en 4 semanas antes del viaje. Francia requiere un pasaporte válido al menos durante 90 días después de su partida. Compruebe en línea si los ciudadanos de su país necesitan una visa para caminar por el territorio francés.
Algunos europeos requieren una visa C o Schengen. Para otros países, debe dirigirse al consulado o embajada de Francia en el lugar para obtenerlo.

Lado de la salud

Antes de salir de su país, es imprescindible verificar que todas sus vacunas estén actualizadas. Para hacer esto, visite a su médico general para que pueda realizar un análisis de rutina. Esto no es realmente necesario para Francia, pero siempre es mejor tener cuidado con su salud. También en este contexto, se recomienda contratar un seguro que cubra todas las eventualidades del viaje, a pesar de que el sistema médico francés también es adecuado para turistas.

Sobre el dinero

Antes de salir de su país, contacte a su banco para informarles de su viaje. Algunos bancos suspenden o cancelan automáticamente las tarjetas utilizadas fuera del país de emisión. También se recomienda tener algo de efectivo con usted desde el barco en el avión. De hecho, lo necesitará una vez que llegue para tomar un taxi o uno de los medios de transporte disponibles para llegar al hotel. En este contexto, 50 a 100 euros son en gran medida suficientes, para ser convertidos en el aeropuerto antes del despegue.

Para la estancia

Si ha optado por la temporada alta (entre julio y agosto), debe reservar el hotel con al menos dos semanas de anticipación para evitar sorpresas desagradables. Tenga un convertidor si viene de un país que no usa el estándar eléctrico de 220 a 230 voltios. Escanee todos sus documentos importantes, incluidos el pasaporte y la visa, y envíelos a un ser querido, así como a su itinerario, para poder reproducirlos rápidamente en caso de pérdida.